UN ALTO EN LA RUTA

Ben Esra telefonda seni boşaltmamı ister misin?
Telefon Numaram: 00237 8000 92 32

Ass

UN ALTO EN LA RUTANos detuvimos en la ruta a tomar algo. Estacionamos donde nos indicó un muchachote que acomodaba los vehículos y nos bajamos. Gerardo me apretó a su cuerpo pasándome una mano por el cuello y la otra por la cintura e hundiendo sus dedos en mi colita… – Hay¡¡¡ balbuceé entre golosa y sufrida abriendo y poniendo mi boquita en actitud de merecer, – puse mi boquita como esperando un beso – malo le dije – más que nada para la sonrisa del cuida coches que a dos metros había sido testigo de todo el juego. Caminamos 10 metros abrazados a una mesa debajo de una fresca enramada. Me di vuelta dos veces a mirar el muchacho con mohín compinche, que embelesado seguía el vaivén de mis caderas con mirada libidinosa. Es más al darse cuenta, Gerardo me levanto la mini acampanada y dejo al descubierto mi culito para su apetito G. – Martita se apeó y dejó al descubierto sus muslos mientras tomaba su cartera. El guacho acomodador la miraba embelesado, le hice un guiño, y al inclinarse a tomar la cartera su culito quedo al descubierto, no puede resistir meterle la mano en la rajita punteándola con mis dedos para regocijo del guacho. Tres o cuatro mesas ocupadas en el patio colonial, una pareja, un grupo de muchacho y muchachas, unos veteranos comiendo o bebiendo algo. Sé que a Gerardo le gusta exhibirme como su presa. Su lado femenino se aviva cuando los verracos me apetecen. El goza mi encanto. Yo no puedo frenar el estremecimiento que me engendra apreciar la codicia de provocar los hombres con mi cuerpo y como me pone cachonda y mojada sus ansias de someterme y hacerme de todo, lo que se potencia con la locura que provoca en Gerardo. El goza mi placer y yo el suyo. Me desboco en “putismo” no puedo evitar la corriente que me provoca caminar contorneando mis caderas y mirarlos con evidente deseo de ser sometida. Solicitamos unos refrescos. Yo tenía puesto un top de jean sin sostén y la mini illegal bahis del conjunto. Además, la tanguita grana perdida en mi colita, unas botas cortas escarlatas, la tiara para sujetar el pelo y nada más. Bien perfumada con Chanel número 5, sin maquillaje ni pendientes, solo los labios con un rojo profundo… y mi actitud de hembra complaciente.El guacho un mozote musculoso y fibroso se quedo entre los autos a escasos diez metros sin poder dejar de observarnos. – Mira cielo le dije, como quedo de encendido – nos sonrojamos, entonces el me comentó al oído – eres tan puta tesoro, es que tu culito es inspiración, te lo anhela el mimoso – A todo esto mi mano reposaba sobre su verga, y yo advertía que empezaba a engordar, mmm, la situación lo había enardecido. Mi macho se apartó el cierre y dejó salir la pija del pantalón, inicié a masturbarlo suavemente… todo a la vista del cuida coches que se lisonjeaba la entre piernas con poco disimulo observando viviendo la situación. De repente entre miradas y sonrisas a la vista del cuida coches aceleré el ritmo la cuajada de Gerardo se vacío en mi mano, me llevé los dedos a la boca y emprendí a lamer sorbiendo el néctar – Martita, cielo, quiero que lo mames me pidió – con el ultimo hálito de espasmo temblando en su pene y su vos, en una mezcla de orden y súplica. Sin duda le excitaba en mozote contemplando todo y loco de deseo por mí. Mis barreras de pudor se hicieron trizas con su ruego, le di un beso me acomode la ropa y marche obediente rumbo al auto. Yo me acerque sinuosa, con un balanceo que marcaba mi cintura, acariciándome los pechos, me senté en el asiento del acompañante, y lo llamé haciéndole seña con un dedo, – ven le dije – llevándolo a mi boca, te quiero aquí… Dudo un segundo pero sus ansias pudieron más… estaba e la gloria. Se aproximó a mí, sentada en el coche su bulto quedaba a la altura de mi rostro, pronto estuvo a mi lado, illegal bahis siteleri la puerta abierta nos daba un poquito de privacidad, desabotone su bragueta y hurgue en el bulto, una pija gorda, sucia y peluda quedo a centímetros de mi carita. Yo como enajenada la tome con las dos manos y pase mi lengua por el glande… introduje la cabeza entre mis labios, un fuerte hedor a miembro y pis de caballo me inundo e hice arcadas, en otro momento me habría desagradado pero en el instante de exaltación extrema potenciaba el libido, el deseo y el morbo pudo más, comencé entonces a chuparla con ganas, desesperadamente, jugando con mis dedos en su tronco, para estimular su crecimiento. La tenía toda en mi boca, palpitante, pujante, bellamente grosera y olorosa. Su cara se fue trasformando poco a poco, de las dudas a la sorpresa, y de la sorpresa al placer, no podía entender lo que estaba sucediendo pero estaba embriagado de avidez de mi, que una rubia putita, burguesita, perfumada, complaciente y frágil le estuviera sorbiendo la pija, entre gemidos y mimos lo sacaba de sus casillas.. Empezó a insultarme bajito y acariciarme el pelo, apretándome y sobando mis tetitas… en el frenesí de la posesión decía – chupa rubia puta, chupa, putita, dale reventada chupa la pija… – mi legua viboreaba en su cabeza, y en un mete y saca me la tragaba hasta el tronco sorbiendo y succionado el cuerpo venoso. Que placer mas divino… me sentía dueña de la situación y dueña de sus deseos. Gerardo se acerco a nosotros se arrodillo y comenzó a acariciarme diciéndome cosas bellas y cochinas, – chupe mi deidad chupe sáquele la leche al señor… eso, eso, eso… mame rogo, mame ordeno, me saco la pija de la boca y yo me puse a suplicar por el tormento de necesitarla dentro de mi – mientras el padrillo enloquecido bufaba de deseo. – déjame papo déjame que la goce le supliqué, la quiero en mi boca por favor-. Mi macho canlı bahis siteleri la enfundo en mi boca nuevamente que frenesí… y el padrillo loco, engañado, delirante trataba de partirme la boca con las embestidas su ligamen Los tres en perfecta sintonía, gozábamos… yo siendo la deidad de la fiesta, recogiendo al verraco en mi boca, le apretaba los testículos para estimular su dureza – pensaba – su secreción de leche, o solo para hacerle doler por el placer de que fuera mi objeto sexual, o yo la de ellos.Mi macho frenético de compartirme, el cuida coches viviendo algo que solo en fantasías hubiere supuesto con la alucinación de mi boca fogosa. Estaba sometida y conferida a las avideces de los dos sementales. Mmm placer, delicia, goce… Los dos manoseaban mis tetitas mis pezones y mi cuello. Pronto el semental estallo, se vino en una convulsión. El bramido se le escapo inevitable, en una eyaculación sublime. Apretujo mi carita con violencia a su verga el temblor de sus venas y el borbollón de cuajada que se avecinaba al abrir las compuertas de la descarga. Y se derramo. Cuanta leche dioses me invadió.Satisfacción, mi boca quedo ahogada con su liquido seminal. Caliente, espesa su cuajada se descargo en mi abertura, parte la tuve que tragar, parte se derramo por mis labios, copiosa nata de existencia. Gerardo promotor del juego desencadenado, me enterró su miembro en la boca que venía derramando liquido en mi carita, saltando el chijete de esperma que pude sorber y los líquidos se mesclaron en mi garganta, que satisfacción, me sentí deidad y cautiva de los dos vigorosos.Gerardo me tomo la cara con sus dos manos y en un beso le pase los restos de esperma que el con justo y fogoso tomo. Sus jugos, los míos y los del semental. Me dependí del semental con un beso y una caricia, seguramente nunca nos volvamos a ver pero él jamás olvidara lo que hoy paso cuando la rubiecita lo mamó en el estacionamiento. Seguimos la ruta, Gerardo encendió un cigarrillo yo tenía el gusto a pija en la boca, comencé a masturbarme lentamente sin prisa y reviviendo la locura pasada. Mi macho me miro con una sonrisa mientras yo contenía un delicioso orgasmo.

Ben Esra telefonda seni boşaltmamı ister misin?
Telefon Numaram: 00237 8000 92 32

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir